Print
En: Logística0

Cada vez que me preguntan los empresarios qué hacer para prepararse en cara al futuro, o más específicamente de cara al 2020, les vuelvo a preguntar. ¿Qué debes dejar de hacer hoy para garantizar la sobrevivencia de tu empresa?

La respuesta que obtengo mayoritariamente es, “Creo que nada, todo esta bien por lo que vamos a continuar tal como estamos”. Esta respuesta me indica que aún no tenemos la consciencia que siempre debemos pensar en cambiar, en adaptarnos a los requerimientos presentes y posibles necesidades futuras de nuestros clientes, accionistas y colaboradores.

Estamos en pleno cambio generacional. Los “milenials” vienen a establecer nuevas reglas, costumbres y estilos de vida. Por otra parte cada día tenemos más e inmediata información. Cada día la movilización global se incrementa, pero la doméstica disminuye. Esto es lo que los “futurólogos” llaman “Megatendencia”.

En línea con esto, y en respuesta a la pregunta, lo primero que debo dejar de hacer es pretender que los clientes siempre van a venir por mi producto. Por lo tanto, el principal cambio logístico debe estar en llegarle lo más cerca posible a mi cliente dado que cada día se mueve menos. O mejor aún, hacer los cambios necesarios para llevarle nuestros productos a sus hogares.

Los desertores de este pensamiento comentan que el costo logístico de esto es sumamente costoso. Hoy en día esto puede ser cierto, mientras no exista la suficiente masa crítica para establecer rutas con suficientes repartos para cubrir los costos fijos de transporte y manejo de producto.

La reflexión en este punto sería, ¿cómo replicar el modelo de correo express a la entrega de paquetes directamente en las casas de nuestros clientes? Y la respuesta está en alcanzar la masa crítica en este mercado, el cual crece en el mundo en dobles y triples dígitos año contra año. Amazon entendió esto hace más de 15 años y miren hasta donde han llegado. La buena noticia es que muchos otros ya lo están entendiendo. No seas el último en tomar acciones y deja de hacer lo que estás haciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *